¿Qué medicaciones no puedo tomar si tengo trastorno bipolar?

En los trastornos afectivos, especialmente en el trastorno bipolar, hay fármacos que, aunque no estén contraindicados, deberían usarse con mucho cuidado. Existen medicamentos que no se pueden mezclar con otros: decimos que tienen interacciones. Esto sucede con muchos tratamientos estabilizadores, como el litio, que no debe combinarse con antiinflamatorios. Pero no nos referimos a estos casos.
Vamos a hablar de las medicaciones que directamente afectan negativamente  a la enfermedad. Son fármacos que pueden desencadenar por sí solos una crisis o empeorar un episodio en curso. Por eso hay que tener mucho cuidado antes de empezar a tomar un nueva medicación. Nuestros médicos, no importa su especialidad, deben conocer siempre que tenemos un trastorno bipolar para que lo tengan en cuanta a la hora de elegir un tratamiento.

Consulta antes cualquier nuevo tratamiento con tu psiquiatra

A veces puede suceder que el médico no especialista desconozca el efecto de una medicación sobre el trastorno bipolar, por eso recomendamos consultar con tu psiquiatra antes de comenzar un tratamiento, por inocuo que pueda parecer. Esto es aplicable también a las medicaciones que no requieren receta y pueden comprarse directamente en la farmacia (como las que se usan en el resfriado o en la congestión nasal, incluso algunos complementos dietéticos).  Consulta siempre con tu psiquiatra antes de tomar cualquiera de estos productos.
No existe ninguna  medicación totalmente contraindicada en los trastornos afectivos, pero en la siguiente lista hemos puesto las que más habitualmente podrían causar problemas. Si estás tomando alguna de ellas o tienes previsto empezar a usarla, pregunta a tu psiquiatra.

Medicaciones con las que hay que tener cuidado en el trastorno bipolar

buscapina: se usa para calmar los dolores cólicos.
– algunos descongestionantes nasales: aunque su vía sea intranasal. Cuidado porque pueden estar incluidos en medicamentos para la gripe o el resfriado.
inhibidores de la lactancia materna.
anticonceptivos orales y anovulatorios.
fármacos para dejar de fumar (excepto nicotina en parches o chicles)
algunos medicamentos para las arritmias cardíacas
fármacos que afectan al sistema inmune:
  • corticoides de cualquier tipo: incluidas las formas inyectadas, orales y las preparaciones dérmicas como pomadas. Según la dosis también  hay que tener cuidado con los inhaladores para problemas respiratorios. Se usan en muchas enfermedades y para el tratamiento de algunas alergias.
  • algunos antivíricos para la hepatis C y VIH principalmente.
  • interferón y otros inmunomoduladores
  • vacunas

– algunos tratamientos para el acné y otros problemas de la piel, principalmente los retinoides

– algunos complementos dietéticos o deportivos.

– algunos fármacos para el tratamiento del cáncer

antidepresivos de cualquier tipo:  aunque son un tratamiento para las fases depresivas, su uso debe ser estrechamente controlado por el psiquiatra y los tiempos y dosis en personas con trastorno bipolar deben personalizarse de forma muy cuidadosa.

Esta no pretende ser una lista exhaustiva. Hay muchos fármacos fuera de esta lista que pueden afectar a la enfermedad. Pregunta siempre a tu médico antes de iniciar o suspender cualquier tratamiento.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.