¿Curar las enfermedades incurables?

petunias-y-arnCuando me preguntan en la consulta: «¿Tendré que tomar medicación para toda la vida?» me es difícil responder. Porque a veces las enfermedades son crónicas y por lo tanto si será necesario un tratamiento preventivo para controlarlas. Aún así «toda la vida» es una expresión que no me gusta. En los libros de medicina suelen poner que se requiere un tratamiento indefinido, prolongado o algún eufemismo similar.Ante esto, me suelo acordar de algunas otras enfermedades en las que ni siquiera hay tratamiento, como en la Corea de Huntington, una terrible enfermedad neurodegenerativa. Situaciones en las que la respuesta es que no puedes hacer nada. Pero las cosas cambian.

En 1990 se descubrió en las Petunias que un tipo especial de ARN modificaba el funcionamiento del código genético de las células. Eso nos dio  una herramienta para silenciar genes. Se le llamó ARN de interferencia. Nos ha costado 25 años entender lo suficiente éste tipo de ARN para poderlo usar, pero en 2015 ha comenzado un ensayo  para usar este ARN en el gen que produce la Corea de Huntington, se están reclutando participantes. Esperaremos anhelantes los resultados.

En las psicosis, el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo sigue siendo necesario en muchas ocasiones un tratamiento crónico. Incluso con estos tratamientos no siempre se recupera la funcionalidad al 100%. Pero las cosas cambian.

Al igual que en 1990 se descubrió el ARN de interferencia, en los últimos años se han logrado cientos de avances igual de importantes que afectan al conocimiento del sistema nervioso y las enfermedades mentales.Sabemos hoy mucho más del cerebro que hace 10 años. Este tipo de descubrimientos tardan en florecer, la ciencia es lenta. Por eso, lo que les respondo a mis pacientes cuando me preguntan si tienen que tomar tratamiento toda la vida es «de momento». Y luego les hablo de las petunias.

Para saber más.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.