El suicidio se esconde

Si alguien muere por un cáncer, infarto de miocardio o por un tromboembolismo no hay problema. Cuando alguien muere por suicidio… mejor no decir nada. Tenemos un triste ejemplo en las primeras planas de todos los periódicos. En Escolar.com comenta su autor:

«19:49 horas. Busco en Google News las palabras «Érika Ortiz» y «suicidio» y los únicos resultados que me aparecen son de la prensa extranjera. En España la mayoría de los medios explican que, al parecer, sufría una depresión. Pero nadie aclara las causas de la muerte y sólo La Vanguardia habla de la posibilidad de un suicidio y de refilón

Los enfermos mentales no son enfermos. Eso es lo que parece repetir con esta actitud la prensa, actuando una vez más como amplificador de unas posturas precientíficas y que tanto daño hacen a los afectados. Así se continúa la cadena del estigma, que termina finalmente en una atención insuficiente.

Comentario completo aquí

PS (12/2/07): Más comentarios interesantes

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.