«Existencia injustificada de pacientes con enfermedades mentales graves, persistentes y de larga evolución que, pese a existir recomendaciones de ingreso en unidades de larga estancia, se encuentran sin derivar»

Esto dice en León el Procurador del Común:

«ha podido constatar la desatención de algunos pacientes con enfermedad mental grave y prolongada de mala evolución, que se ha dejado sentir en las demandas asistenciales formuladas por los colectivos encargados de la defensa de los derechos de las personas con enfermedad mental y sus familias»

Al menos allí lo dicen, pero es algo que sucede en casi toda España. Cuando un paciente psiquiátrico precisa una media o larga estancia en un centro (o en algunos lugares una estancia breve, porque habría que ver como se manipulan los criterios de ingreso en algunos hospitales), resulta que «no hay plazas». No hay plazas, y ya está. Imagínense que tienen que operarse de apendicitis o de un cáncer, pero «no hay quirófano». No les dicen que tendrán que esperar un poco o algo así… no. No hay plazas. La gente se muere en muchas listas de espera de psiquiatría… se mueren de viejos, esperando años y años.

Lo peor es que nadie dice nada. No sé si la ley de dependencia cambiará algo esta situación… espero que sí…

Desde aquí mi enhorabuena al señor procurador Javier Amoedo, sea del partido que sea, me da igual. No por resolver la situación, simplemente por decirlo.

 

Para saber más, pulsa aquí.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.