Un juez autoriza la alimentación forzosa a una anoréxica

JusticiaA veces decisiones tan importantes como ésta, de las que puede depender el que una persona muera, se deben basar en conceptos tan etéreos como la libertad. ¿Elige libremente una persona con anorexia nerviosa el dejar de comer o es la enfermedad la que elige por ella?.

Un juez ha autorizado la alimentación a la fuerza de una paciente, su vida corría peligro, previsiblemente ahora no. Muchas personas con anorexia mueren todos los años por no instaurarse esta medida. Yo no soy juez, pero me gustaría que hubiera un acuerdo. Que alguien decida si estos enfermos deben morir para preservar la libertad o si podemos ayudarles aunque en ese momento no quieran nuestra ayuda. No me sirve que un juez en Galicia diga A y otro juez en Tarragona diga B. Deben ponerse de acuerdo, estudiar el tema con detalle y decidir. Los datos ya están sobre la mesa desde hace tiempo: la enfermedad está descrita al detalle, se conocen sus síntomas, su evolución y, por desgracia, sus consecuencias.

No ocurre lo mismo si las vidas que se amenazan son las de otros: rápidamente ante enfermos mentales «peligrosos» (algo, por cierto, muy infrecuente) se organizan operativos, se toman decisiones legales fulminantes y se toman medidas inmediatas. Cuando la enfermedad amenaza la propia vida del enfermo, no corre tanta prisa. Al fin y al cabo es un enfermo, al fin y al cabo él lo ha decidido.

Algunos datos aquí.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.