Horario de atención telefónico 10:00 / 20:00 de lunes a viernes. Teléfono (+34) 91 487 95 36

Síntomas de las esquizofrenia

Síntomas de la psicosis y la esquizofrenia

La esquizofrenia tiene síntomas muy variables que cambian de una persona a otra. Cuando se tiene esta enfermedad a veces se percibe el mundo de una forma distinta al resto de la gente. Se pueden sentir que el mundo en el que uno vive ha cambiado o que uno mismo es diferente.

En estados agudos pueden llegar a oír voces interiores o creer que algunas personas leen o controlan sus pensamientos. Esto lógicamente suele producir miedo y confusión. Es frecuente que se tenga miedo de los demás. En casos graves el pensamiento se puede llegar a desestructurar, haciendo que se hable de forma incomprensible.

Las personas con esquizofrenia o psicosis a veces pueden...

  • sospechar que hay gente que quiere hacerles daño
  • creer que hay una conspiración contra ellos, que son vigilados o espiados.
  • sentir que hablan de ellos en la televisión o internet, notar cómo la gente les mira por la calle.
  • percibir un contacto especial con algunas personas, pudiendo ser influidos por ellas o conocer sus pensamientos.
  • hablar o moverse de una forma extraña.
  • notar que les cambian los pensamientos o que otros controlan lo que piensan.
  • escuchar voces que les hablan o les ordenan cosas
  • tener dificultad para expresar sus sentimientos, pareciendo personas frías.
  • sentir una disminución de la energía y la motivación para hacer cosas
  • tender a aislarse de su familia y sus amigos
  • pensar que no están enfermos y no querer ir al médico ni seguir un tratamiento.

¿Síntomas positivos y negativos?

Una forma sencilla de entender los síntomas de la esquizofrenia es dividirlos en síntomas positivos y negativos. Se llaman síntomas positivos a los que añaden cosas a la mente de la persona que antes no existían, por ejemplo el escuchar voces o el tener pensamientos extraños. En cambio los síntomas negativos son los que disminuyen las aptitudes del paciente en algún campo: falta de energía y motivación, aislamiento social o dificultad para concentrarse.

No tienen por qué aparecer todos los síntomas. Hay veces que sólo existe alguno de ellos, o predominan los negativos o los positivos. Depende de cada caso, es diferente en cada persona.

¿Qué es un episodio psicótico?

Los episodios psicóticos son periodos en las que los síntomas (especialmente los síntomas llamados positivos) reaparecen o aumentan mucho su intensidad. Estas épocas duran unas semanas y suelen desaparecer con un ajuste en la medicación. Cuando ocurre esto, se dice que el paciente ha tenido un episodio psicótico.

En estas épocas los síntomas predominantes suelen ser las alucinaciones y/o los  delirios. En este estado las personas no pueden pensar con claridad y toman decisiones equivocadas. En general es recomendable un ingreso durante unos días hasta que desaparezcan los síntomas más graves.

Aunque en la esquizofrenia los episodios psicóticos son frecuentes, hay veces que estos periodos con síntomas de “esquizofrenia” aparecen en otras enfermedades o problemas. Pueden aparecer por un estrés intenso en personas predispuestas, por consumo de drogas o en otras enfermedades como el el trastorno esquizoafectivo o el trastorno bipolar.

Síntomas con nombre propio

Alguno de estos síntomas tienen “nombres propios” en psiquiatría. Es importante familiarizarse con ellos para poder entender mejor la enfermedad:

Alucinaciones: son alteraciones de los sentidos, percepciones que tienen lugar sin que haya una causa externa. Se pueden ver y oír cosas inexistentes y, lo que es peor, tener la seguridad absoluta e inquebrantable de que son ciertas. Pueden producirse en cualquier sentido (sonido, vista, tacto, gusto y olfato), pero lo más frecuente en la esquizofrenia es escuchar voces.

Delirios: Son ideas erróneas que aparecen en la mente. No son simples equivocaciones. Se diferencian de éstas en que la persona no llega a ellas a través de la reflexión, por lo tanto no se pueden rebatir con la lógica a pesar de que existan evidencias en su contra. Entre los temas de delirio más frecuentes están el de creer que uno es perseguido o es objeto de una confabulación, también el delirio de grandeza, en el que la persona cree ser alguien muy importante.

Pensamientos desorganizados: Esto aparece cuando los pensamientos pierden claridad, impidiendo concentrarse en un solo pensamiento durante mucho tiempo. Puede aparecer dificultades para enlazar unos pensamientos con otros de forma lógica. A veces aparecen pausas en el pensamiento o simplemente la persona se queda "en blanco.

Aplanamiento afectivo: Es una disminución de la expresión emocional, siendo difícil para el enfermo el demostrar externamente su estado de ánimo: pueden tener un tono de voz monótono, ausencia de expresiones faciales... Esto, junto a la tendencia de la enfermedad a que la persona evite el contacto con los demás y se aísle es uno de los principales problemas de la esquizofrenia. En los casos más graves una persona podría pasar semanas sin hacer nada en absoluto, descuidando su alimentación y su higiene. Estos problemas son síntomas de la enfermedad y nunca vagancia o falta de voluntad del enfermo.