Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuentes de demencia. Suele aparecer en edades avanzadas y su síntoma más importante es la pérdida de memoria. Aunque existen tratamientos disponibles que pueden mejorar el Alzheimer,  todavía no hay un tratamiento curativo, aunque las perspectivas en investigación son buenas.

Edad de inicio

Suele comenzar a partir de los 60 años, siendo cada vez más frecuente conforme avanza la edad. Es raro que aparezca antes de esa edad, aunque existen algunos subtipos especiales en los que puede aparecer antes.

Síntomas de la Enfermedad de Alzheimer

Los fallos en la memoria suelen son los síntomas iniciales más frecuentes. Simultáneamente, o un poco más tarde, pueden aparece otros problemas asociados, como  alteraciones en la planificación de tareas complejas. Los síntomas avanzan muy lentamente a lo largo de meses o años.

¿Qué problemas de memoria son típicos de la enfermedad de Alzheimer?

Hay muchos tipos de memoria, pero en esta enfermedad la que se afecta más típicamente es la memoria episódica declarativa: afecta a los recuerdos de vivencias que tienen asociada una fecha y un lugar concreto. Por ejemplo: una conversación con un amigo, una cita con el médico... Hay otras memorias, como el acordarse de cómo hacer la cama o una receta de cocina que no son de este tipo y se afectan mucho más tarde. Con el tiempo se van afectando otros tipos de memoria, como la memoria inmediata o la memoria semántica.

Fallos en la planificación de las tareas y la resolución de problemas

Además de la afectación de la memoria, las personas allegadas refieren que encuentran al enfermo menos organizado, también con menos ganas de hacer cosas. En ocasiones es complicado para la persona afectada el hacer varias cosas a la vez o les cuesta razonar de forma abstracta.  Poco a poco, estos problemas pueden aumentar hasta impedir una vida normal.

Síntomas psiquiátricos en la enfermedad de Alzheimer

Los síntomas psiquiátricos son muy frecuentes, aunque no suelen aparecer en las primeras fases. Principalmente consisten en alteraciones en la motivación y cambios de humor. Se puede observar apatía y desinterés generalizado, pero también una tendencia al aislamiento social. Pero también puede aparecer ansiedad o irritabilidad. En la evolución de la enfermedad es frecuente que aparezca depresión, que deber tratarse adecuadamente, pero también inestabilidad emocional en un rango más amplio, incluyendo episodios de agitación e incluso agresión. En ocasiones los pacientes presentan miedos, se muestran suspicaces con su entorno o incluso presentan ideas delirantes, como creer que se les está robando, que les persiguen u otras creencias extrañas.

El cambio de los ritmos de sueño, la fragmentación del mismo  y el insomnio son también muy frecuentes. Hay que solucionar los problemas de sueño de forma adecuada, ya que el insomnio empeora todos los síntomas que hemos relatado hasta ahora, incluyendo los fallos de memoria, los problemas de razonamiento y las alteraciones emocionales. Por lo tanto, un sueño reparador, durante la noche y de una duración adecuada es uno de las mejores bazas para ayudar a estos pacientes.

 

Otros síntomas del Alzheimer
Además de los anteriores, en la enfermedad de Alzheimer puede aparecer pérdida del olfato, convulsiones (incluso en l 10-20% de los casos) y en la etapa más tardía alteraciones del movimiento o incapacidad para realizar tareas manuales simples.

 

Pronóstico

Aunque la investigación avanza rápidamente, en la actualidad no existe ningún tratamiento curativo.  La esperanza de vida tras el diagnóstico de EA oscila entre 3 y 11 años. La causa del fallecimiento no es la propia enfermedad sino complicaciones como las infecciones o la desnutrición. Hay que tener en cuenta a la hora entender este dato la edad media avanzada de estos pacientes.

 

Cómo se diagnostica el Alzheimer

En realidad, el diagnóstico definitivo de la enfermedad sólo se puede hacer mediante el estudio directo al microscopio de una muestra de tejido cerebral, esto en la práctica no suele ser posible. Por lo tanto, lo habitual es un diagnóstico provisional, basado en los síntomas y la evolución del paciente. Es por esto importante estudiar el caso de forma completa y hacer un diagnóstico diferencial cuidadoso, ya que existen enfermedades con síntomas similares al Alzheimer que tienen un tratamiento mucho más efectivo.

Tratamiento

El tratamiento del Alzheimer es el general de los cuadros degenerativos de deterioro cognitivo, que puede consultar aquí. Existen algunos fármacos que pueden ralentizar el desarrollo de la enfermedad, sobre todo en las primeras fases, aunque siempre se pueden tratar las complicaciones, lo cual suele mejorar la calidad de vida.

 


Última revisión: 2/4/2018  Autor: Dr. Diego Urgelés