¿Qué es la adicción?

Aunque intuitivamente todo el mundo sabe lo que es una adicción, definir el concepto de una forma clara puede resultar complicado.

Las adicciones son enfermedades que afectan a la motivación, entendiendo por motivación las causas (los objetivos) de nuestra conducta y nuestras decisiones. Los humanos tenemos varias directrices que guían nuestro comportamiento para que éste satisfaga nuestras necesidades básicas (alimentarnos, beber, dormir, relacionarnos socialmente, conseguir una pareja, cuidar de nuestra prole, protegernos del peligro…). Estas necesidades dan lugar al gran abanico de conductas humanas. Por ejemplo: una persona va a trabajar para alimentarse, pero también para tener un determinado estatus social y ser capaz de obtener un reconocimiento social y/o conseguir una pareja, así como para tener medios para cuidar a su prole.

A lo largo de la vida vamos construyendo una estrategia motivacional, un conjunto de necesidades o prioridades . Un ejemplo de lo que sería una estrategia motivacional en un persona: Para el señor B. lo más importante en su vida es su esposa y sus hijos, posteriormente su estatus social, que mantiene gracias a su trabajo (que no supone una prioridad en sí mismo), por debajo de esto su grupo de amistades y sus aficiones, entre las que destacan el fútbol y escuchar música. Es una visión simplista, pero nos sirve para entender las “prioridades”. En este ejemplo el señor B. podría dejar a sus amigos por su mujer o por su trabajo si fuera necesario. La conducta de cada persona se establece según estas prioridades y hay partes especiales del cerebro que se dedican a valorar y ordenar las decisiones y las vivencias según el valor que el cerebro les asigna.

Existen enfermedades y trastornos en los que, de forma anómala, se da un valor excesivamente alto a alguna de las opciones. A este fenómeno se le llama adicción. Esta valoración anómala puede deberse a sustancias químicas que modifican directamente el funcionamiento del cerebro (como ocurre con la cocaína, el tabaco o el cannabis), pero también sucede ante determinadas actividades que tienen unas características muy especiales. En este segundo caso estaríamos hablando de adicciónes conductuales o “sin sustancia” como por ejemplo la ludopatía, la adicción al sexo o a internet.

 

Última revisión del texto: 17/7/2015

Autor: Dr. D. Urgelés

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: